jueves, 30 de junio de 2011

Pero ella tiene fe.

Ella no era una niña como otras, ella no era como las demás.
Una niña que vagabundeaba por las calles más oscuras de la ciudad, por calles que no te atreverías a pisar.
Ella tenía el pelo ondulado y oscuro, y piel de porcelana, una piel blanca y delicada.
Una niña que lo ha vivido todo, y que no teme ni al sufrimiento y ni al dolor.
Ella tenía una mirada tenue, una mirada delicada y suave.
Una niña inocente, que le gustaría ser acogida por una familia.
Y yo sé cómo se siente ella...ella siente que está sola, siente que pasa desapercibida, que nadie se fija en ella, siente que es una alma sin cuerpo, ella siente que es invisible, y siente estar desorientada.
Ella sabe que es una niña vagabunda, y que vive entre la basura.
Ella sabe que caminar, le hace olvidar.
Ella tiene fe, en que algún día, alguien le ayude, en que algún día, pueda tener una familia, ella solo quiere volver a reír y a vivir como antes.
Ella solo quiere ser feliz...

Corazón de papel

4 comentarios:

Sonrisa glacial dijo...

una historia muy triste ... :(
pero preciosa al fin y al caboo

tafi dijo...

ois... :(
me has emocionado pero que relato mas triste !

Evelin dijo...

por un momento me ha dado hasta miedo jaja xD
pero me ha gustado mucho esta historia !

Corazón de Papel. dijo...

pues si, la verdad es que si es un poco triste..
pero me alegro de uqe os haya gustado ;)